domingo, 26 de agosto de 2007

Batman begins


Del viernes 1° de del 2005

El martes en la noche, vimos -con un matrimonio amigo- Batman begins. Este cuarto intento de recontar la historia del héroe de ciudad gótica (la historieta original se remonta a 1939) me gustó más que los tres anteriores. Pero, en nuestro pequeño grupo de cuatro personas, las opiniones estaban divididas, como lo estarán, sin duda, entre los lectores del blog. Bienvenidos vuestros comentarios. La primera parte de la película no me pareció tan buena como la segunda, aunque los paisajes son impresionantes (filmados en Islandia) y el trabajo de cámara, excelente.

Bruce Wayne huye de su pasado, de la ciudad donde sus padres fueron asesinados y que -detrás de la máscara del lujo y la belleza- ve convertida en un antro del vicio y del crimen organizado. Incluso quienes ocupan puestos más altos de la ciudad han caído en la corrupción más grande. Le gustaría cambiar algo, pero no se atreve, tiene miedos o Ängste y un serio trauma causado por un accidente que tuvo de niño en que se sintió atacado por murciélagos. Sinceramente, el tratamiento psicológico dentro de la película no está bien logrado, hay demasiados estereotipos y lugares comunes.

Cuando regresa a Ciudad Gótica, más bien, cuando es rescatado por el fiel mayordomo Alfred, que lo va a buscar en un jet privado hasta las montañas tibetanas, donde aprendió a dominar su miedo en una especie de escuela de una suerte de monjes expertos en artes marciales (mezcla entre Tiger & Dragon y el Último Samurai) se ve enfrentado a la eterna pregunta que nos hacemos muchos de nosotros -y que algunos respondemos instalando un blog-: ¿Cómo cambiar el mundo? ¿Cómo mejorarlo?

Le habría respondido: con el dinero que tienes Bruce, pon en Ciudad Gótica, un colegio, o mejor dos; uno pagado para hijos de familias que pueden pagarlo y otro, de la misma calidad o aún mejor, gratis o casi gratis, para chicos de escasos recursos. Y, además, una buena universidad, con muchas becas.

Él se decide por hacer algo que llame la atención. Se convierte en el hombre-murciálgo "aliándose" con sus antiguos temores. Esto, no sin la ayuda de Alfred y de de Lucius Fox, que conoció al padre de Bruce y trabajó con él en el directorio de las empresas Wayne, antes que el economicista Richard Earle lograra tomar el control del holding empresarial. Hay una cierta crítica social al capitalismo, ideal para Alemania en estos momentos, incluso alguna frase provocó la risa de todo el cine, por su semejanza con las diatribas de Müntefering en contra de los llamados capitalistas.

Resulta que el grupo de pseudo monjes donde aprendió a controlar su ira y su miedo, además de las artes marciales, es la escuela -él no lo sabía- de una extraña orden, la llamada Liga de las sombras y el hombre que se encargó de su adiestramiento y a quien él terminó salvando la vida, Ducard es una especie de ángel exterminador o jefe del grupo de exterminadores que, en el fondo quiere vengar la muerte de su amada esposa, destruyendo la corrupta Ciudad Gótica. No sabe que la lucha contra la corrupción está encabezada, en estos momentos por Transparencia Internacional, con sede en Berlín y que bastaría con un e-mail denunciando las irregularidades.

Es el intento de "los buenos" e incorruptos de terminar con el mal acabando con "los malos". Una tentación soberbia y que contradice las consabidas máximas cristianas, como "no quiero la muerte del justo, sino su conversión" o esa otra frase "no he venido a salvar a los justos, sino a los pecadores o tantas otras". La Liga es una suerte de transposición cinematográfica del fundamentalismo. En Ducard, está muy presente esa idea (expresada con respecto a Garcin en "A puerta cerrada" de Sartre, no puedo encontrar el guión en internet, por eso, la cita no es lo precisa que me gustaría) de acuerdo a la que los héroes tienen derecho a hacerlo todo, incluso a hacer el mal que, viniendo de ellos, no sería mal. Es como si estuvieran eximidos de respetar la ley y la moral.

A propósito de este punto, algo queda en el aire: Bruce asesina a un hombre (o por lo menos le dispara y lo deja herido, no me quedó claro si muere o no) y nadie (salvo Rachel) sabe que fue él quien apretó el gatillo. Y la incomprable fiscal calla, por proteger a su amigo de la infancia. ¿¡Dónde quedó el estado de derecho!?

Sin duda, Ciudad Gótica tiene algo que ver con nuestra sociedad actual -y con todas las sociedades humanas desde que empezó la vida sobre la tierra-. A Ducard, lo identifico con aquellos que, con una superioridad inmisericorde (que, en realidad no es superioridad) desprecian al hombre, sobre todo al hombre caído, en una especie de comportamiento calvinista afortunadamente pretérito (los calvinistas de hoy en día, son muy distintos).

Resulta un poco extraño ver a Gary Oldmann (Drácula) haciendo de bueno y a Liam Neeson, de malo; pero en fin, son actores bastante versátiles. La música es buenísima. Los efectos especiales, también. La relación con Rachel, su amiga de la niñez de quien está enamorado es muy buena ¡por fin una mujer inteligente! Llena de ideales, valiente y luchadora, que no se deja amedrentar por nada. Pero que no se coloca a sí misma en ese plano de superioridad de quien no perdona los errores de otro, por ejm. cuando se encuentra con él en el hotel y lo ve con las dos chicas livianas que lo acompañan. Alfred, también fantástico, el padre que no tuvo. Jim Gordon, el policía es el hombre realista, sabe donde está el límite de lo que puede alcanzar en un ambiente corrupto. Y no lo sobrepasa. Salvo después de conocer a Batman, en que está a la altura de lo que el héroe le pide y se supera a sí mismo. ¿Se convertirá en las siguientes (dos) películas en una especie de Jefe O'hara?

Queridos amigos: la película es -a mi modo de ver- muy recomendable.


2 comentarios:

dereck dijo...

buena critica
a mi la pelicula me parecio SUBLIME!!! Era leer el comic!! El Comic en vida.. el sentir oscuro sombrio de ciudad gotica me ha parecido genial.
Lo unico negativo q le vi es la prota de Katie Holmes, con rostro de chica tonta y su boca torcida que no encaja para nada en esta película.
Q lastima.. q ahora la nueva generacion le gusta los cliches y los nuevos fans prefieran a george cloney o brad pitt como batman...

POco a poco te dejare mi opinion de las pelis q he visto. Me gusta como escribes eres buena en esto.

Marta Salazar dijo...

gracias querido Dereck!

sobre Katie Holmes, no sé, tendría que verla de nuevo y fijarme... No me impresionó mal.

acá (en Alemania) a los chicos les da lo mismo que sea de Batman o de Brad, je je; pero las chicas preferirán a Brad, sí, en esto estamos igual...

un abrazo fuerte y gracias! me encanta leer tus opiniones!