jueves, 10 de abril de 2008

Run, Fat Boy, Run


En Dear Frankie, ya habíamos visto que el tema de la familia está de moda en el cine británico...

Sí, esta es una cinta divertida, pero con un esencial toque familiar.

Dennis es un hombre con una baja autoestima que dejó plantada a Libby, la madre de su hijo Jake frente a la iglesia, estando ella embarazada.

Todo estaba -por así decirlo- en equilibrio, hasta que el estadounidense Whit aparece en escena y se interesa por Libby. Más aún quiere casarse con ella. Y convertirse en el padre (adoptivo) de Jake.

Y, como ocurre en estas sociedades de la Vieja Europa, Dennis está presente en la fiesta de cumpleaños de Libby en que Whit le pide a la dulce Thandie Newton, en público, que se case con él.

En la fiesta está también el primo de Dennis, Gordon, que no parece tan looser como Dennis, pero también lo es. Se puede decir que Gordon tiene una fasada que oculta la triste realidad.

Gordon y, sobre todo Mr. Ghoshdashtidar son los compañeros de viaje (en la teoría del viaje del héreo de Joseph Campbell) de Dennis, que es un héroe del tipo underdog.

Un viaje de la vida hasta encontrarse consigo mismo, ganar en autoestima y recuperar a su familia. Ghoshdashtidar demuestra ser un buen amigo y -para hablar con Campbell- es un mentor, que le regala un objeto mágico: las zapatillas para correr la maratón.

Si no fuera por la aparición de Whit (como gerente general de un Hedge Fond, encarnación de todo lo malo), las cosas hubieran seguido igual: Libby habría servido amando en silencio a Dennis. Dennis, trabajando en un negocio de ropa interior femenina y persiguiendo al travesti ladrón y Jake... Jake crecería sin haber ido al cine a ver el Señor de los Anillos... Afortunadamente, sin tener que decidirse entre Dennis y Libby, ya que ambos tenían una buena relación.

(Entre paréntesis, considero que es un error casarse porque ella está embarazada; es mejor esperar a que el niño nazca y después decidir si se casan o no. Evidentemente que es exagerado dejar a la novia en la iglesia y escapar).

Pero afortunadamente, las cosas no siguen como hasta entonces, porque aparece Whit. Dennis tiene que pelear -correr- por la mujer que ama y por su hijo... que, de otra forma, se irían a vivir a Chicago.

Correr la carrera de la vida y vencer, pese a que los amigos-enemigos de Gordon le gritan looser, que es lo que ha sido hasta ahora. Un perdedor con cero autoestima. Que no se atreve a vencer ningún obstáculo, ni a aceptar ningún desafío.

De las tres últimas películas de Simon Pegg que he visto el último tiempo (las otras son Shaun of the Dead y Hot Fuzz) es, por así decirlo la... menos fina. Esto se los tengo que advertir a los lectores muy delicados.

Para mayor información: View content advisory for parents en la base de datos.

Pero la verdad es que, pese a ello, no resulta una película "vulgar" o desagradable, por el contrario, es muy divertida. Nos preguntábamos -con mis amigos cinéfilos- cuál sería la razón de ello. Concluíamos que, tal vez se deba a que Dennis (interpretado por Simon) no es vulgar, dentro de un ambiente... vulgar.

Si quieren reirse -y si pueden reirse del humor inglés que, reconozco, no gusta a todos- se las recomiendo. (A diferencia de Just Visiting), pueden reirse desde el comienzo hasta el final.

Final esperado-inesperado. Sabíamos quién triunfaría Dennis; pero no sabíamos cómo. Ok, recuperando su autoestima, pero cómo se narraría en el cine, esta transformación, eso es lo que hace interesante la narración.


3 comentarios:

Rayco dijo...

Es la segunda película como director de David Sch... bueno, no me acuerdo exactamente de como se escribía pero de Ross en Friends, vamos.

Por aquí no se ha estrenado ni hay distribuidora. Ya veremos que pasa.

Marta Salazar dijo...

David Schwimmer = nadador, je je

lo busqué en la base de datos, no es que lo haya sabido así no más.

Ojalá que encuentren un distribuidor! porque son realmente muy divertida! nosotros todavía nos estamos riendo!

Un abrazo fuerte!

Hilda dijo...

suena interesante, estaré al pendiente.

Me gustó mucho tu frase: Entre paréntesis, considero que es un error casarse porque ella está embarazada; es mejor esperar a que el niño nazca y después decidir si se casan o no. Evidentemente que es exagerado dejar a la novia en la iglesia y escapar.

Totalmente de acuerdo contigo.

Muchos saludos, como te digo estaré al pendiente en mi país.

saludos. Hilda