sábado, 15 de diciembre de 2007

Hollywoodland - Hollywood Verschwörung


Esta semana, las únicas películas que teníamos intenciones de ver, las daban a las 11 de la noche o a las 3 de la tarde. En consecuencia, sacamos un DVD de la mediateca, de una de esas cintas que, por alguna razón, no habíamos podido ver en el cine:

Hollywoodland
es el título original y Hollywood Verschwörung, denomínase en alemán. Ignoro cómo habrán traducido el nombre en los países de habla hispana, yo lo habría dejado en Hollywoodland.

No me arrepiento de no haberla visto en la pantalla grande. Es: muy larga y muy lenta. Es como un puzzle cuyas piezas no se juntan... ni siquiera al final de la historia.

No, porque, como dice Eddie Mannix, "no hay pruebas". Mannix, a quien interesa el dinero. Tiene en la mente cuánto ha ganado él o los otros empresarios con cada película y sólo puede hablar del tema.

Supongo que para los norteamericanos y también para quienes se interesen por la historia del cine, esta será una historia conocida. Sí, porque esta película se basa en hechos reales. Está inspirada en ellos, pero no puede ser fiel a la realidad, porque la realidad no se conoce exactamente.

Hay tres posibilidades para resolver el caso y las tres son presentadas al espectador más o menos a la misma altura, como igualmente probables.

Aunque, tal vez, la última -por ser última- es presentada como la "más probable" y con ello, la más real. Además, la posibilidad de que Leonore lo haya asesinado, es -más o menos- descartada por Louis.

Todo esto que nos cuenta esta película -que, en alemám tiene un título muy expresivo: la confabulación de Hollywood- significa que la "empresa cinematográfica" en Hollywood está construida sobre bases criminales. Casi mafiosas. Un tema para pensar, sobre todo a quienes somos amantes del cine gringo. Y que, además, como Superman, "luchamos por la jusiticia" y no nos perdemos informe de Transparencia Internacional.

Pasando al fondo del tema: no, no es imposible un amor entre una mujer mucho mayor que su joven amante.

Pero tampoco es imposible que termine como aquí, sobre todo si ella lo ve a él como su posesión, como uno de los regalos de su marido: la casa, el dinero (el reloj que ella le regala) y el apoyo para el amante de ella, "que debería hacerla feliz", como Eddie le aclara cariñosamente a Toni al final de la película.

Si no la hace feliz... le ocurre lo que le ocurrió: se muere, no diré si se suicida o lo matan, en cualquiera de los dos casos, da lo mismo, porque sabemos muy bien quién es el culpable.

Me impresionan las palabras de Toni, cuando él le cuenta que "tiene otra" (otra mujer, claro). Es especialmente duro como ella lo humilla. Esta escena tiene un paralelo con aquella otra en que él limpia su auto y ella le dice que no lo haga. Parece que nunca lo hubiera querido, que no hubiese confiado en él, que nunca lo aceptó como lo que era, parece que solamenta lo utilizó... Y él, él la utilizó a ella.

Surrealista es la escena en que Toni presenta a George (su amante) a Eddie, su marido, en compañía de la amante de este último, una japonesa -Miss Yoshida- que no habla inglés, de manera que es imposible entenderse con ella.

Pobre George, eso le pasa por confiar en mujeres ricas y mayores que él.

Qué malas experiencias tuvo siempre con las mujeres: su mamá, un cuento aparte, la que lo engañó acerca de la muerte de su papá, Toni y al final, Miss Lemmon.

El único "que se salva" del trágico final de todos los personajes que iban en pos del éxito, la fama y el dinero (pasando por el poder, como Eddie) es Louis Simo, el único que no existió, no es un personaje real, pero si uno posible. Dicen que se parece a muchos personajes, el más parecido es un detective que efectivamente trabajó un tiempo en el caso, llamado Milo Speriglio.

Al final, Louis acaba su viaje del héroe exitosamente... supongo que habrá dejado el alcohol, al menos el exceso del mismo.

Sinceramente, o yo soy muy ignorante, en cuanto al tema, o la película podría haber sido mejor.


5 comentarios:

Rayco dijo...

Marta, me has pillado. No la he visto jajaja y eso que la dirección de Allen Coulter siempre me acaba gustando. No la vi en su día y luego me dio pereza...


Saludetes!

Marta Salazar dijo...

qué pena, nos podrías haber dado tu opinión!

hoy sábado no veremos nada, porque iremos a comer /cenar a la casa de unos amigos...

pero saqué (para manana) mi película preferida de James Bond (una más o menos vieja, pero no tanto):

For your eyes only...

Un abrazo!

Alejandra dijo...

Marta, por acá se llamó Hollywoodland (menos mal que no le cambiaron el nombre) y yo la vi en febrero de este año en el cine.
Me gustó.
Sobre todo por el mito detrás del personaje, que siempre sale en las fotos como el primer Superman, muerto en raras circunstancias, pero sin más detalles. Me gustó que se ahondara en su vida y se mostrara el "lado feo", por decirlo así. También me gustó cómo se muestra la devoción que generaba en los niños, en verdad era fanatismo.
El personaje de Simo, sabiendo de antemano que era un invento, la verdad es que no me llegó mucho. Ben Affleck lo hace muy bien...
Saludos

Marta Salazar dijo...

tienes toda la razón querida Ale!

y si escribes un artículo en tu blog?

qué te parecería?

un abrazo!

Luna Carmesi dijo...

Aqui paso esta pelicula sin pena ni gloria. No la he visto.
Pero creo que con la lista de Rayco habra muchas mas satisfacciones.
Saludos.