jueves, 1 de noviembre de 2007

Storm of the Century - Der Sturm des Jahrhunderts


Durante los últimos días (es que es larguísimo), he visto el video de esta serie (o serial) de televisión que es bastante popular como DVD, al menos en Alemania.

Basada en un libro de Stephen King, se divide en tres partes, que -les aseguro- se hacen bastante largas si se ven de una sola vez, así que es preferible dividirlas...

Little Tall es una isla en la costa Atlántica de los Estados Unidos... que se prepara para la tempestad del siglo, donde incluso se cae un faro, azotado por las olas. Fíjense en lo que Mike, el protagonista, dice al final, acerca de la superioridad del Oceáno Pacífico...

El tema es el que vemos tantas veces en King: la cobardía.

Sí, el refugiarse en la masa, el hacer lo que todos hacen, el no querer sobresalir... el espíritu pueblerino que hace mirar hacia otro lado (como en It).

Como en muchas historias norteamericanas, por ej. en The Devil's Advocate, en esta aparece el demonio... Al que se opone una persona, una sola, los demás sucumben a sus palabras, como en Needful Things, basada en otra de Stephen King.

Aquí, el héroe, el único héroe es Mike Anderson, el único que se opone al demonio y con él, a la cobardía de los habitantes de la isla de Little Tall.

Los demás, todos sucumben por miedo... y porque no revelen sus flaquezas. Este es otro punto que me gustaría mencionar. Pienso que todos tenemos "los pies de barro", esto es, que todos los cristianos cometemos todo tipo de faltas y tenemos todos los fallos del mundo. Pese a ello, no perdemos la cercanía a Dios, que es un Padre.

Esta es una actitud muy diferente a la que procede de la Reforma (vivo en un país protestante y gran parte de mi familia y de mis amigos es protestante), en que, como decía Lutero (y en esto, fue seguido por los otros reformadores, por ej., por Calvino) una persona que comete un pecado mortal, está fuera de la Iglesia, fuera de la comunión de los santos, de la que todavía hablaban los reformadores.

Es lo que dice Limoge, el demonio: "el pueblo es una tropa de adúlteros, ladrones" y no me acuerdo qué más.

Para los católicos, esto no es así: la persona bautizada sigue estando dentro de la Iglesia y, con ello, cerca de Dios, haga lo que haga. Para eso, está la confesión, lo que los protestantes perdieron durante la Ilustración (Lutero no la suprimió, su supresión vino después, por eso, hay pastores luteranos -sobre todo en el Norte de Alemania- que aún oyen confesiones).

El dios de estos grupos protestantes gringos es, podríamos decir así, un dios despiadado. Entre otras diferencias con el catolicismo, está la mayor importancia que los protestantes dan al Antiguo Testamento, donde Dios es presentado... leánlo Uds. mismos y se harán una idea.

Como la idea de Dios de estos norteamericanos del tipo bautista, como los de la isla (mis mejores amigos de infancia eran hijos de un pastor bíblico norteamericano, sé de lo que hablo) es más bien de un dios que pone a prueba (como a Job, es lo que dice Mike en la película), este dios da o permite, un poder diabólico en el mundo, un poder que a mí me parece que, en realidad no existe. Me parece que se toman muy literalmente lo del "príncipe de este mundo".

En vez de oponerse al demonio, al mal, los habitantes de la isla le dan lo que quiere (give me what I want and I'll go away, es lo que les dice Andre Linoge una y otra vez a los isleños). Y lo que él quiere es... una vida humana.

La asamblea presidida por el más cobarde de todos, Robbie Beals, decide, democráticamente (estamos en el país cuna de la democracia moderna) entregar una vida humana al demonio antes que enfrentársele. Pensé en lo de la protección de las minorías, tema tan importante en la democracia de hoy.

Hasta Molly Anderson está de acuerdo con la decisión de la asamblea. Lo que lleva, entre otras terribles consecuencias- a la destrucción de su matrimonio...

Incluso el pastor protestante está de acuerdo y no quiere resistir al demonio, ni defender una vida humana... Muy malo en un hombre de Dios. Fíjense en el intercambio ce citas bíblicas entre el pastor y Mike (que conoce de memoria los textos de la Biblia, al igual que el pastor, lo que me convence una vez más que no se trata de esto... la vida cristiana no consiste en aprenderse la sgda. escritura de memoria, pero este es ya "otro cuento").

Me parece que el error de Stephen King y de muchos autores norteamericanos es el dualismo.

Wiki dice que el dualismo es "la doctrina que afirma la existencia de dos principios supremos (...), uno del bien y otro del mal, por cuya acción se explica el origen y evolución del mundo".

Habría dos demiurgos que dirigen el mundo: uno bueno (dios) y uno malo (el demonio).

Lo que a mí me parece más peligroso de esta forma de pensar tan popular y que nos llega a través de las películas (y que conste que soy fan de Stephen King) es que, como dice el mismo artículo de Wikipedia:

"El dualismo trata de explicar la presencia del mal en el mundo, que ha preocupado tanto a los hombres, pero sin hacer responsable al hombre. Aparece cuando se descubre que en el universo todo tiene una finalidad, que le ha sido impresa por su autor, y no se quiere aceptar la responsabilidad de la libertad humana. Esa presencia del mal puede inclinar también hacia el ateísmo, en la medida en que el espíritu humano esté más dispuesto a renunciar a la finalidad universal y a las consecuencias de la responsabilidad personal. El dualismo se produce también por la tendencia simplista a hacer del bien y del mal realidades absolutas existentes en sí, como elementos puros que, en todo caso, pueden mezclarse y atemperarse. En el polo opuesto de esta actitud se encuentra la apreciación del bien y del mal como meros puntos de vista relativos de los sujetos valorantes".

Tal vez esto explica esa decisión de ocultar la verdad de lo ocurrido si, total, "nadie habría sido responsable", me recordó lo ocurrido en Alemania hace poco, ver Heidi Marks en Eschenau, fíjense en las palabras del fiscal general, citadas al final del artículo.

Wiki continúa:

"Desde el punto de vista de la doctrina católica, la inconsistencia y error del dualismo quedan de manifiesto por los siguientes razonamientos:

* Dios es único, infinito y omnipotente;
* El principio del mal no puede ser Dios ni puede limitar la potencia infinita del único Dios.
* Todo ha sido creado por Dios, y como tal bueno;
* Todo lo que existe es bueno (Dios miró todas las cosas que había creado y vio que eran buenas: Génesis 1.4.7.10.12.18.21.25.31);
* También lo es, por tanto, la materia (además, el Verbo se encarnó; la...

"Encarnación, en el cristianismo es una revalorización de la materia y del cuerpo humano frente al platonismo y al maniqueísmo, y una doctrina optimista).

"El mal no es ser en sí mismo, no es algo positivo; es sólo privación de bien, carencia de la perfección debida a una naturaleza. Lo positivo es el bien carente o privado; el mal sólo se da en el bien, como defecto.

"Un mal absoluto, existente en sí, sería una contradicción: una nada que existe. Como el mal no es un ser positivo, no necesita causa; sólo el ser tiene causa o principio, y todo ser es bueno. Tiene causa la entidad positiva a la que le acontece estar privada de la perfección debida; esa privación es querida accidentalmente, o sólo permitida, y siempre en función de un bien mayor. Por tanto, no hay que buscar una causa primera del mal, un principio o Dios del mal. No hay, pues, un principio del mal que sea Dios, o simplemente un mal absoluto y positivo.

"El dualismo es contrario a la creación universal (habría algo distinto de Dios que se sustrae a su acción creadora) y a la trascendentalidad del bien (todo ser, en cuanto ser, es bueno). El mal ha sido introducido en el mundo por el pecado de la criatura inteligente y libre. Lejos de ser la materia, es el espíritu el origen del mal. Sólo la obra de Dios fue material, la obra del pecado es enteramente espiritual. No hay cosas malas, sino malas voluntades, y éstas no pueden hacer malas las cosas. Hay que hablar, pues, de un bien de la creación y de un mal de la caída o pecado".

Destaco: "Lejos de ser la materia, es el espíritu el origen del mal. Sólo la obra de Dios fue material, la obra del pecado es enteramente espiritual". Sí, por eso, soy materialista, nunca me convenció la canción de Police que dice We are spirits in a material world...

Es, por lo demás, lo que el mismo Stephen hace decir a Mike: hagámosle frente al demonio, "escudémosnos" en Dios, como decía a la entrada de la alcaldía o ayuntamiento.

Pero no, los habitantes de Little Tall se dejan llevar por el miedo... Mike les advierte que no lo escuchen, que no pueden ir por ese camino; pero ellos, muertos de miedo, lo escuchan, oyen al demonio.

En fin, dejar esta película sólo en una cinta de horror apropiada para halloween, es muy poco. La historia va mucho más allá.

La música de Gary Chang, tan buena como siempre. A propósito, aquí pueden escuchar algunas de sus creaciones, en mp3 (otro invento alemán, a propósito del artículo de hoy Las ventajas de Alemania en el Informe de Competitividad).


3 comentarios:

Friedrich dijo...

Se parese a el Imperator de Star Wars! La pregunta es, que pelicula es mas antigua, Storm of the centure o Star Wars? Quien de los dos se ve mas viejo?

Benita Pérez-Pardo dijo...

No la he visto. En España creo que no la han puesto. Se "supone" que estamos en un país democrático pero ponen pocas series que hagan pensar, no vayamos a tener una democracia real...

Parece muy buena e intensa. A mí este tipo de películas me dan muchísimo miedo.

Siempre he pensado que el mal es la ausencia de bien. Todo lo que no es bueno es destructivo en mayor o menor medida.

En este punto siempre me acuerdo de la culpa y el dolo en derecho penal. El que le da a uno un vaso de leche con cianuro sin saberlo, le mata. Eso esta mal. Fué un homicidio culposo- no intencionado. Cuando elegimos el mal, aun desconociendo que es el mal, las consecuencias nunca pueden ser buenas... por eso pienso que, aunque no podamos juzgar al que elige el mal - puede no ser consciente- hemos de ayudarle a que no lo haga porque siempre habrá un daño.

Absolutamente a favor de respetar la libertad. Otra cosa es ayudar a superar la ignorancia para que haya libertad. P.ej.: una madre adolescente embarazada que quiere abortar. Seguro que esa decesión no es libre...

Perdona que me alargue Marta, es que planteas tantos puntos que da para un cineforum. Ya podías vivir por aquí...

Un saludo y buen finde

Marta Salazar dijo...

gracias Benita!

"Siempre he pensado que el mal es la ausencia de bien",

como me corrigió una amiga hace poco, de "bien debido", porque -me dijo- el que no volemos, no es un mal para nosotras, ya que no somos pájaros, ja ja

en lo de la embarazada adolescente, es evidente que tienes razón, lo mismo que en lo de la viejita que se quiere morir porque su marido murió hace poco y ella está enferma (el caso fue planteado en un blog amigo hace poco).

Un abrazo fuerte!