martes, 27 de noviembre de 2007

The Nightmare Before Christmas, Pesadilla antes de Navidad


El fin de semana vimos una película de 1993 (!) pero que, les prometo que parece que fuera de hoy: The Nightmare Before Christmas

¿Por qué no la vimos en su momento? Hay sinnúmero de razones, entre ellas, porque pasó desapercibida en Alemania.

Supongo que, entre otras causas, porque es una película con una temática muy norteamericana. Se refiere a temas que cuesta un poco entender si una no conoce la cultura de los gringos. Sobre todo, el año 93, cuando la globalización cultural apenas balbuceaba sus primeras palabras en Alemania.

Asimismo, hay que reconocer que se refiere a un personaje que no es muy querido por estos pagos: el Weihnachtsmann u "hombre de la Navidad" o Santa Claus, en los Estados Unidos y otros países.

He escuchado -no sin cierta sorpresa, porque me parece que el tema no da para tanto- prédicas enteras en su contra, además de "discursos" de madres y de padres que ven en este personaje -que conozco desde mi más tierna infancia y en quien nunca creí (es que recibí una educación muy racional)- verdaderos discursos de sobremesa en su contra.

Y el otro personaje es un tal Jack, en "super fantasma" de Halloween... Ya, Halloween causa también muchos problemas en Alemania... No pertenece -se dice- a nuestra tradición. No, se supone que los únicos alemanes de origen celta (o con un % alto de celtas, aunque no sé si esto sea o no efectivo) son los bávaros.

No, para eso tenemos en Alemania al conejo de pascua que reparte huevos de colores que han puesto las gallinas de pascua... y esto, muchos lo encuentran cristiano... A decir verdad, con todo lo no-cristiano que pueda ser halloween, es más cristiano que el conejo de pascua y sus gallinas que tienen más que ver con las antiguas fiestas de la fertilidad de los pueblos "bárbaros" que habitaban esta región del mundo que con el cristianismo.

Lo que sí hay que reconocer es que el conejo y las gallinas son más alemanes que Jack, en fantasma jefe del Halloween irlandés o celta, o norteamericano.

En fin. Los alemanes se pierden de muchas películas por sus innumerables prejuicios en contra de la cultura norteamericana.

Jack Skellington es un fantasma (un esqueleto, como bien expresa su nombre) que tiene una nostalgia por algo que le falta y que no sabe qué es. Lo va descubriendo de a poco y casi sin querer. Siendo observado en su búsqueda por Sally, la creación del Dr. Finkelstein, que es una suerte de Dr. Frankenstein en versión para niños.

Este es el único personaje con respecto al que tendría reparos por el potencial de violencia contra la mujer... concretamente contra nuestra heroína: Sally. Finalmente, Finkelstein crea una mujer -de su edad y elegante- a su altura. A la que da la mitad de su cerebro. Me parece más "sana" esta relación que aquella con Sally.

Jack descubre poco a poco que es lo que le falta: la alegría, concretamente la alegría que él ve en la Navidad.

Y trata de suplirla y de obligar a sus súbditos expertos en Halloween a captar la esencia de la Navidad.

Pero no lo logran. Evidente, porque lograrlo está fuera de su naturaleza, no pueden porque no es "lo suyo".

La historia habría terminado mal si no fuera por la valiente intervención de Sally que salva a Santa Claus del Bogeyman (o Boogeyman, lo he visto escrito de las dos formas; en la película, Oogie Boogie), otro personaje típicamente estadounidense.

El alcalde (mayor) del mundo de Jack es también un personaje típico del Halloween, al igual que las dos brujas. Para qué hablar de los vampiros.

Jack se da cuenta de que él no puede ser un Santa Claus, si él es un fantasma, un esqueleto. Lo que le corresponde es asustar a la gente en la noche de brujas y no repartir regalos de Navidad.

La gente, los hombres no entienden que Jack y sus súbditos tienen muy buena intención, que lo que han hecho no lo han hecho por malos, sino simplemente por no captar lo que, en derecho romano se expresa en el principio según el cual, nadie da lo que no tiene o nemo dat quod non habet.

En fin, todo vuelve a "la normalidad", triunfa la naturaleza de las cosas y Jack se da cuenta que lo que realmente necesita, de lo que verdaderamente tiene nostalgia es del amor y que la única persona que se lo puede dar (nótense las palabras de "recomendación" de Santa Claus) es Sally.

En general, me dan lata los musicals, tengo que reconocerlo. Aquí también cantan mucho, pero... realmente cantan muy bien (la música de Danny Elfman es muy bonita), al igual que los textos, muy expresivos. Mutatis mutandi, me recordó al Murciélago (la opereta).

Entre paréntesis, Tim Burton tiene cierto parecido con los personajes... Ey, lo digo en serio, no es nada malo; de mí han dicho que me parezco a una de las dos brujas.

La película fue realizada con una técnica antigua (viene del siglo 19 y comienzos del 20, se llamaba en alemán, Puppentrickfilm), llamada hoy Stop-Motion. Claro que ahora ha sido muy perfeccionada, lógico. Esto significa que, para un minuto de filmación, se necesita una semana de trabajo; pero valió la pena porque el resultado es excelente.

Corpse Bride, del mismo Burton fue producida con esta misma técnica.

En fin, a mí me gustó... y a mis amigos del grupo de cine, también. Pero es nuestra opinión personal.


8 comentarios:

Mariana dijo...

Me gustó, pero más me gustó Corpse of the Bride. Más melancólica, más apagada, la única escena musical realmente alegre y animada tiene lugar en el mundo de los muertos y cuentan el engaño y el asesinato de la jovencita cuyo cadáver es protagonista de la historia.

Y un final pleno de poesía.

Marta Salazar dijo...

Hola hola Mariana!

Te debo el post de los miedos!... a propósito de esta película...

sí, no sé qué peli me gusta más, si esta o Corpse... tendría que ver la otra... pero es indudable que, sin ésta, si Tim no hubiese tenido éxito sin Nightmare, no hubiera podido hacer Corpse.

Un abrazo fuerte y nos leemos!

Luna Carmesi dijo...

Este Tim Burton cuando no necesita pagar la hipoteca hace unas cosillas pero que muy majas!
;-)
Besote.

Marta Salazar dijo...

tienes razón, sé que no es el gusto de todos, pero a mí me gusta... tal vez, si fuera directora, haría unas películas como las suyas...

Un abrazo fuerte y espero que estés muy bien!

Benita dijo...

Tomo nota. Les voy a decir a los del videoclub que te contraten o, al menos,que los "asesores" se enteren de qué van las pelis. A veces aconsejan cada cosa...Como para exigirles responsabilidad civil (art.1902 c.c español)

Marta Salazar dijo...

"Artículo 1902. El que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o
negligencia, está obligado a reparar el daño causado".

ja ja, demándalos! pero seguro que lo hacen con buena intención...

el chico de mi mediateca es libanés (yo pensaba que era ruso, hasta que le pregunté) y siempre me informa de las películas basándose en lo que otros clientes le han dicho a él;

pero también, me pregunta a mí qué opino (supongo que le preguntará a todos los clientes), le doy siempre mi opinión, je je y supongo que él se la transmite a otros;

A lo mejor, puedes empezar a dar la tuya. Y a preguntarles qué les han dicho otros clientes.

Un abrazo Benita!

Agata* dijo...

Me encantó está peli (yo sí que la vi en su día, cuando salió... y aunque entonces era más pequeña y no la acababa de captar ya me gustaba... y lógicamente la he visto otras muchas veces) Es una de las pelis míticas en mi casa... realmente muy conseguida. Y las canciones son lo mejor!
De hecho, está en la selección de fotos de pelis que tengo en mi carpeta de la uni... lo cual, para los que me conocen, dice mucho a favor de esta peli...
Me ha hecho ilusión recordarla...

Marta Salazar dijo...

película mítica, ese es el nombre apropiado, gracias!

queremos foto de tu carpeta!

Un abrazo muy fuerte y gracias!