jueves, 21 de febrero de 2008

The Princess Diaries - Plötzlich Prinzessin


Queridos amigos: esta es una de las películas de Disney (con personas) que más me gusta.

Dentro de su irrealidad, la historia no es imposible. Tiene los elementos de cuento de hadas: el síndrome del patito feo (no necesito explicarlo) y el encuentro inesperado de la protagonista con su verdadera identidad.

Asimismo, otro elemento presente es sin duda el de My fair lady (síndrome de Pygmalion), por algo es Julie Andrews, la abuela de Mia y quien se ocupa de su transformación.

El sueño americano de ser una princesa. Mia es, en los EEUU, una underdog (en las categorías del viaje del héroe de Joseph Campbell) que inicia un viaje de la vida hacia el descubrimiento de su verdadera identidad y con ella, de su cometido: seguir el camino que su padre le dejó como herencia, ayudada y acompañada por su abuela, su mamá y sus amigos... y Joe, "el jefe de seguridad del Reino".

Mia tiene buenos amigos, además de su mamá, Lilly Moscovitz, su hermano, Michael Moscovitz y Jeremiah Hart. Con ellos se pelea y se reconcilia, varias veces (con Jeremiah no, pero sí con los Moscovitz).

La escena que encuentro más divertida es aquella en que Mrs. Gupta recibe a la Reina en el colegio y le sirve, temblando, el té en una taza de la mejor porcelana china. (A Helen, se lo da en un vaso de plástico).

Otra escena para moriste de la risa es aquella en que Clarisse hace caballeros de Genovia al policía y al conductor del tranvía.

El peluquero italiano y sus ayudantes (¿alemanas?) son igualmente muy divertidos.

Sin dramatizar, se muestra el mobbing de que es objeto Mia en el colegio, que paga su familia paterna, que ella no conoce. Hasta que llega su abuela. Una buena oportunidad para conversar con los niños acerca del tema mobbing en el colegio. Conversar con ellos -y tal vez con nuestros amigos- del respeto a los demás, de tratar de ponerse en el lugar de los otros, de escuchar cuando los demás hablan, no reirse de ellos, no juzgarlos, sino que ayudarlos.

Se muestra también que el mundo de las exitosas (por atractivas) chicas del colegio, las cheerleaders, no siempre es tan bonito por dentro como parece ser por fuera. Como para no dejarse llevar por las apariencias...

Llegados a este punto, tengo que actualizar (algo menos de 24 hrs. después de la publicación de este post) e incluir el comentario de Hilda (La cámara de las meditaciones) que se refiere a una idea importante y que tengo que confesar que ayer se me pasó.

Hilda nos hace ver que: "Concuerdo que las apariencias engañan en el caso de "las exitosas chicas" aunque también que Mía sufriera un poco de transformación no estaba tan mal porque no está de más darle una manita a la naturaleza, sin alterar la escencia".

A mi modo de ver, tiene toda la razón. ¡Mil gracias por este aporte!

Y que no vale la pena un chico lindo, como Josh Bryant, sino que es mejor un buen y fiel amigo, como Michael. Aquí, nuevamente, las apariencias engañan.

Me gusta mucho el personaje de Charlotte. Una joven profesional, muy profesional, pero no fría ni sin corazón. Trabajadora, pero sin stress. Tal vez lo que nuestra sociedad necesita. Mujeres competentes, pero que no dejen de ser personas, que sigan siendo sencillas y con un componente de competencia social y de inteligencia emocional muy grande.

Joe es, a mi modo de ver el personaje menos real. Es simpático, pero podría haber sido mejor, haberle sacado más partido a los diálogos con Mia y con la reina. Sobre todo cuando se considera su "relación" con la Queen. Por otra parte, se lo muestra como el fiel servidor de la monarca, dispuesto a morir (de amor) por ella y la royal family.

Me gusta, como adelanté más arriba, la relación de Helen y Mia, que no es de control absoluto, sino de amistad y de confianza, con todos los altibajos que tiene en un momento tan decisivo y difícil en la vida de la hija que busca su camino, sin que la mamá se oponga o intervenga demasiado.

Es una pena, eso sí que el papá de Mia no se haya preocupado mayormente de ella, salvo pagándole el colegio y enviándole regalos. Es el destino de muchos niños que crecen sin papá. En fin, aquí las circunstancias eran excepcionales y si el príncipe de Genovia hubiese estado más presente, no hubiera habido película. Y el barón Siegfried von Troken hubiese accedido inmediatamente al trono.

La típica historia de la norteamericana que sube a las alturas de los royalties europeos... La única diferencia con la realidad es que no son las norteamericanas o sus descendientes las que están "sentadas" en tronos del viejo continente, sino las hispanoamericanas, cuento, por lo menos a dos: Sylvia, hija de una brasilera y... la Gran Duquesa de Luxemburgo, que es cubana.

Aunque soy antimonárquica, les recomiendo esta película, para todo, realmente para todo espectador. Muy buena, muy divertida, para toda ocasión.


11 comentarios:

Rayco dijo...

Bueno Marta, no opino que te gustó y no me gusta ir criticando por ahí ;-)

Marta Salazar dijo...

hola rayco! entonces... no te gustó la peli?

Alejandra dijo...

Hola Marta
Sí, he visto esta y la segunda parte y me gustan. Sirven para pasar el rato y entretienen. Creo que no es llegar y criticar, hay un trabajo de por medio y si entrega temas para conversar, tanto mejor.
Aparte que tengo una debilidad por las películas Disney, pero esa es otra historia...
Saludos

Rayco dijo...

A mí, no demasiado.

Una curiosidad,el director de estas dos películas es el mismo de Pretty Woman, Frankie y Johnny o Georgia Rule.

Hilda dijo...

Hola Marta, yo la he visto muchas veces y puedo seguirla viendo, me encanta Disney!!!

Me botó de la risa la escena del tranvía, muy "gandalla" la abuelita aprovechándose de su jerarquía monárquica!! jajaja

Concuerdo que las apariencias engañan en el caso de "las exitosas chicas" aunque también que Mía sufriera un poco de transformación no estaba tan mal porque no está de más darle una manita a la naturaleza, sin alterar la escencia.

A mí me encantó Joe, me botaba de la risa.

¿has visto la segunda parte de la película? si no es así, tienes que verla, genial la historia de amor!!!

saludos. Hilda

Marta Salazar dijo...

"que Mía sufriera un poco de transformación no estaba tan mal porque no está de más darle una manita a la naturaleza, sin alterar la escencia."

sí, eso, eso!

La segunda parte? sí, la vi, pero no me gustó demasiado, una vez más (aunque no ocurre siempre): "nunca segundas partes fueron buenas", ja ja,

claro que Ale no estará de acuerdo en esto...

rayco: no te preocupes: tienes derecho a decir lo que quieras, ja ja, adelante!

Un abrazo muy fuerte a los 3! y a todos los demás amigos lectores!

Hilda dijo...

jajaja a mí me gustó más la segunda parte, es que es más romántica y madura, jajaja
saludos y buen día. Hilda

Hilda dijo...

¡Que bochorno! y ¡qué emoción! Muchas gracias Marta por la referencia, me halaga ver que doy opiniones importantes.

Lo mencioné ayer porque es uno de los mensajes que en lo particular me gustó de la película. Y aprovecho la confianza para explicar el porqué.

Soy por naturaleza sencilla, no me maquillo demasiado y estoy convencida que cuando la gente cambia radicalmente su apariencia física, alterando la esencia, entonces se sale perdiendo. En primer lugar porque el interior es el que importa, en segunda porque entonces la imagen es falsa y cuando se va el maquillaje: horror!!!
Sin embargo, eso no implica que debas descuidar la apariencia física, tampoco hay que irnos a los extremos, hay que seguir siendo nosotros pero mejorando lo que se quiera o pueda mejorar.

Y a Mía, le hacen eso, digo, al principio es un poco exagerado pero poco a poco ella encuentra su propio estilo mejorando algunas cositas que sin alterar su esencia la hacen ver más bonita de lo que ya era por su interior.

Como en todo "ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre"

Saludos y mil gracias otra vez.

Marta Salazar dijo...

tienes toda la razón!!! sí, así es!!!

un abrazo Hilda y mil gracias!

Gabriela dijo...

Hola Marta:
Si vi esta pelicula, me divirtio mucho... a pesar de los estereotipos.
La segunda no la vi, no recuerdo muy bien por que.
Como dices, dentro de su irrealidad, el tema es posible: un heredero europeo tiene una hija con una norteamericana. Nunca se ocupa de ella, aunque le paga el colegio.
Cambiando de tema, gracias Marta por comentar en mi blog. Que estes bien.

Luna Carmesi dijo...

La verdad es que estoy con Rayco... Yo no vi la segunda porque la primera no me atrajo mucho.
Para mi Disney ha afinado mucho con 'Giselle... Encantada'.
Esta seria para mi la favorita con personas (actual).

De cualquier forma me encantaron en su momento Mary Poppins y La Bruja Novata!!! Y que revolucionarias en su epoca con los efectos especiales!

:-)